Cortosfera.es

Torrevieja Audiovisual congregó una selección de cortometrajes españoles que apuntaban a impresionar y satisfacer al multitudinario público con historias imaginativas y lustroso acabado técnico. Este diseño se vio confirmado con la concesión de sus dos premios, mejor corto y mejor corto animado, a The acrobat (Gerardo Herrero, 2012) y Beerbug (Ander Mendía, 2012), dos impactantes trabajos visuales que suman un nuevo premio a sus respectivas arcas.

The acrobat es el segundo trabajo del asturiano Gerardo Herrero tras el triunfante Picnic (Mejor Corto en Málaga, Passau, Porto y Cortogenia), y en él busca explotar todo su talento visual. Amparado por una voz en off, Herrero nos sumerge en un cuento moral que parte y culmina ante la decisión fundamental de una mujer sobre una azotea madrileña: saltar o no saltar. The acrobat regresa a la infancia para unir este momento con otra gran decisión en la vida de la protagonista, su debut como bailarina, trazando a partir de aquí varias realidades alternativas; vidas posibles que inefablemente la conducen al mismo destino, a la misma decisión.

Herrero opta por un estilo deudor del lenguaje publicitario y del cómic para ilustrar la disersión, preocupado por elaborar en todo momento grandes imágenes, cuadros impactantes y efectistas enfatizados por una narración que trata de elevar el clímax al punto de revelación. La preocupación por ese énfasis continuo es precisamente lo que más juega en contra del corto, pues deja entrever un guión demasiado prisionero de sus intenciones.

El Premio a la Mejor Animación recayó en Beerbug, debut de Ander Mendía, incluido en el catálogo Kimuak 2012 y ganador de Mejor Corto de Animación en Eibar, Vitoria o ISSFII, entre otros premios.

Lo primero que destaca de este simpático corto es su calidad de factura. Un trabajo de animación 3D de alto nivel en el que tampoco se ha perdido de vista la construcción de una historia, por muy liviana que esta sea. El planteamiento de arranque es bien sencillo: un escenario (una gasolinera redneck americana) y dos personajes dispares (el gasolinero y un extraño bicho sobrenatural) enfrentados por un deseo común (cerveza). Mendía desarrolla a partir de aquí un divertido ejercicio de persecución y escapada al más puro estilo Looney Toons, que sin dejar nunca de divertir, expone las virtudes del equipo de animadores.

Dos trabajos, en definitiva, con elementos y pretensiones muy similares que lograron el favor del jurado dentro de una programación en la que destacaron también otros aplaudidos y bien acabados trabajos de animación, como Alfred y Anna (Juan Manuel Suárez, 2012), O xigante (Luis da Matta Almeida y Julio Vanzele, 2012) o Leo creciente (Rubén Mateo Romero, 2012). De entre los trabajos de ficción, menos brillantes que los animados en general, Efímera (Diego Modino, 2012) y Juliana (Jana Herreros, 2013) estuvieron entre lo más destacable.

Arriba