Cargando contenidos…

Cipka

Renata Gasiorowska | 2016 | Polonia

Por Ismael Juárez

En 2016 la estudiante Renata Gasiorowska creó este divertido cortometraje mientras estaba en su quinto año en la Escuela de Cine de Lódz en Polonia. Un metraje que ha estado presente en numerosos festivales de prestigio y donde ha llegado a cosechar diversos premios, como el de mejor animación en Clermont-Ferrand en 2017.

Coño. No es un exabrupto. Es el título en castellano de esta divertida película, un título muy adecuado para lo que podría celebrarse como una fresca declaración feminista, un pequeño gran himno de la sexualidad femenina, donde la comedia potencia el discurso y donde el discurso no alecciona, sino que divierte y reivindica el “coño”, el placer femenino que se encuentra a sí mismo, en la intimidad fuera de un voyerismo masculino zafio, animal, el cual, se asustará en Cipka por aquello que precisamente quiere espiar: el coño.

cipka

El dibujo es sencillo, incluso imperfecto desde lo figurativo, con un esquema de color basado en el blanco y el rojo y el azul. Una aparente debilidad que por otra parte encaja a la perfección esa mezcla de lo sensual y lo gamberro que muestra la historia. Acostumbrados a que el falo campe a sus anchas en cualquier historia sexual, puede sorprender que la vagina salga de su ocultamiento y cobre vida, y de qué forma, en Cipka. Y sorprende, más allá de los trazos, o tal vez también gracias a ellos. Desde que la mujer que intenta masturbarse tendida en el sofá al principio del metraje, Cipka ofrece una sucesión de ideas divertidas y de original creatividad, donde el “coño” es un auténtico protagonista, donde tras varios inicios frustrados de masturbación, la cámara se acercará al clítoris y este cobrará vida, con cara y colmillos, y labios que se convierten en alas. Dicho así, puede parecer soez. En absoluto. En ocasiones, las piezas audiovisuales muestran su calidad cuando las palabras no permiten expresar lo que la imagen sí consigue. Como en Cipka. Desde lo simple e incluso imperfecto, algo tan cotidiano, el corto no se muestra banal, tampoco pretencioso. Es un pequeño divertimento que da protagonismo a quien en pocas ocasiones lo ha tenido, de ahí su irreverencia, y de un modo un poco gamberro pero lleno de gusto en sus más diversas acepciones.

Cipka es una de esas películas que convencen a la crítica y también al público. Una de esas películas que quedan en la memoria por su originalidad, sin grandes alardes, ni narrativos, ni visuales, es cierto, sin enredarse en un complejo guión, sin buscar el esteticismo como cabría esperar de una cinta que aborda este tema para no caer en lo vulgar. Cipka pasa por encima de estas convenciones. Los momentos extravagantes, desconcertantes y bastantes divertidos que se suceden convierten a la cinta en una forma distinta de abordar la masturbación femenina, y que en Cipka acaba mostrándose como un deleite tanto para la protagonista de la historia como para el público que la observa.

cipka

Todos los comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites
X