Cargando contenidos…
{"ads":[],"mobile_ads":"Y"}

Nyuszi és Öz

Director: Péter Vácz | Año: 2013 | Nacionalidad: Hungría

La encomiable irrupción de la figura de Péter Vácz en el panorama del cortometraje de animación internacional es un hecho sin discusión. Aunque apenas supera la veintena, el joven director húngaro ha conseguido en su corta carrera cinematográfica premios tan notables como el de la Crítica de Cine de Hungría a la Mejor Animación, The Grand Prix en ANIMPACT (Korea), Mención Especial en Cannes Lions at the Young Directors Award, Mejor Guión en Anima Mundi o el Premio Jurado Junior en Annecy. Todos estos galardones y muchos más – alrededor de 120 – se los debe a su último cortometraje Nyuszi és Öz /Rabbit and Deer (‘Conejo y Ciervo’), una deliciosa fábula posmoderna que ha encandilado a niños y adultos de todo el mundo. ¿Cuáles son las claves de la fórmula de su éxito? ¿Por qué podemos considerar su film como un clásico de todos los tiempos, sin temor a equivocarnos, a pesar de estar realizado en el 2013? ¿Cómo consigue llegar a los corazones de tan amplio rango de edad? Resulta más que estimulante pararse a pensar en éstos y otros asuntos a los que nos invita Péter Vácz a través de su obra.

Rabbit and deer

Ya en su anterior trabajo Streamschool (2010), el creador húngaro da muestras de que lo suyo son los mundos imaginarios, poéticos e incluso oníricos, dónde tienen cabida los distintos formatos de la animación contemporánea. Para su siguiente trabajo, Nyuszi és Öz / Rabbit and Deer, vuelve a apostar por la recreación de una realidad inventada donde todo puede ocurrir. En esta ocasión juega con la yuxtaposición entre la segunda y tercera dimensión, construyendo un universo trufado de aciertos visuales. Uno de ellos, por ejemplo, sería la construcción de sus dos protagonistas: un/a conejo/a (su lazo rojo y su risa de niña le delatan) y un ciervo. Vácz apela a un hecho universal, lo femenino versus lo masculino, de una manera muy simple pero no por ello simplista, transmitiéndolo directamente al cerebro de su posible espectador, tanto si es el de un niño como si es el de sus padres. A su vez conocemos esa amistad desde dentro, sin cargarla de connotaciones restrictivas a nivel emocional, se nos presenta una Amistad blanca y transparente accesible para cualquier edad.

Rabbit and deer

Lo interesante del corto que nos ocupa son sus posibles capas de lectura, siendo éstas proporcionalmente más complejas y profundas en función de la edad del espectador que la visualice. Es decir, un niño no verá más allá de lo comentado hasta este momento, sin embargo un adulto puede acceder a un nivel más profundo de lectura. El propio Péter comenta en su blog que su fuente de inspiración fue la relación que mantuvo él mismo con una exnovia, algo que deja patente en el film y por lo que cualquier espectador adulto rápidamente se encontrará atrapado en una empatía que va más allá de esos animalitos inofensivos. Se nos cuentan las diferencias a las que asistimos los seres humanos a diario, a la hora de abordar una amistad, una relación sentimental o simplemente un trato familiar.

Rabbit and deer

Making-of Rabbit and deer

De una manera muy ingeniosa el director húngaro nos enseña una vida cotidiana al uso alegre y divertida, cargada de travesuras y emociones por descubrir, que se enturbiará por la obsesión del Ciervo por descubrir algo que está más allá de su mundo cotidiano, en este caso el del 2D. Poco a poco, el protagonista masculino se verá atraído de una manera obsesiva por el mundo del 3D, lo que no sabe es que sin querer ese nuevo mundo dejará al margen a su compañera de juegos. Vácz consigue que el espectador consiga todas estas uniones a nivel ideológico a través de su meritoria labor como creador de mundos de fantasía, porque otro de los grandes aciertos del film es la materialización de estos personajes. A partir del dibujo manual bidimensional, donde siempre veremos al Conejo, pasaremos a la tridimensionalidad a partir de la conversión que sufrirá el Ciervo a través de la técnica de stop motion. Podríamos decir que esta forma de animar el cortometraje es la depuración de una mezcla de influencias, que el propio director alude, que van desde el Fantastic Mr. Fox (2009) de Wes Anderson al Back to the Start de Johnny Kelly en lo que a 3D se refiere, y para el 2D tiene en mente The Gruffalo (2009) del Estudio Soi, Dimanche (2011) de Patrick Doyon o Stay Home (2011) de Caleb Wood.

Rabbit and Deer consigue, como si de una fábula clásica de Esopo se tratara, darnos una moraleja final muy importante para los tiempos que corren, el mundo siempre estará cargado de diferencias pero es nuestra labor buscar soluciones inteligentes con ellas y no contra ellas, que nos lleven a esa tan ansiada Felicidad.

 

All comments (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites
X