Cargando contenidos…
{"ads":[],"mobile_ads":"Y"}

Salida de los obreros de la fábrica Lumière

Director: Auguste & Louis Lumière | Año: 1895 | Nacionalidad: Francia

Siendo este el primer aniversario del cine que vivimos en Cortosfera.es, qué mejor modo de celebrarlo que conmemorando la primera película proyectada (un cortometraje, de hecho) para el público. Un acontecimiento que tuvo lugar en el sótano del Salón Indio del Grand Café de París (Rue des Capuchines, 14) el 28 de diciembre de 1895.

Salida de los obreros de la fábrica Lumière

Salida de los obreros de la fábrica Lumière es una pieza de casi dos minutos que iniciaba una bobina en la que se incluían otros 9 títulos más, entre ellos el más célebre La llegada de un tren. Estamos ante la génesis del soporte y también del propio lenguaje cinematográfico, aún sin articular. El espectador de la época se enfrentaba fundamentalmente a una maravilla de la tecnología, un aparato capaz de registrar la realidad en movimiento y reproducirla proyectada en blanco y negro y en dos dimensiones. Todavía no cabían otras consideraciones más allá de las científicas y tecnológicas, y en este sentido, el cinematógrafo era considerado casi como un juguete o un invento burgués destinado a los recuerdos de clases medias adineradas, casi como una prolongación con la fotografía. Pronto se vería que las clases populares fueron quienes acabarían impulsando la fama del artefacto hasta convertirlo en un espectáculo de masas.

La ilusión del movimiento fue sin duda el aspecto más fascinante de este primer momento del cine, pero también colocó al espectador ante un nuevo reto a la hora de interpretar el contenido de esas imágenes servidas por el proyector, a crear una nueva dialéctica con respecto al espectáculo de entretenimiento y su relación con la realidad (o la apariencia de la misma), a formular una nueva conexión entre el artilugio y su producto.

No vamos a insistir más aquí en la condición de Salida de los obreros de la fábrica Lumière de origen del cine documental, del cambio de paradigma que supone para una sociedad en la que la clase obrera ya forma parte del paisaje urbano (incluso aquí es el motivo fundamental de la representación), lo que prolonga su significancia histórica, ni el mérito de este y otros trabajos de esta primera sesión de presentar ante espectador la dicotomía entre el dentro y fuera de campo, empujándoles a pensar las imágenes proyectadas de otro modo.

Quedémonos con su capacidad, más de 110 años después, de seguir siendo un testimonio vivo de una época y de un sueño del que todavía seguimos disfrutando en su plenitud.

All comments (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites
X