Seattle

En España no corren buenos tiempos para el cortometraje tradicional, por eso aún no se ha reconocido lo suficiente esta preciosa historia sobre las imposibilidades del amor entre asépticas habitaciones de hotel, sin duda el mejor trabajo de Marta Aledo.