Cargando contenidos…
No video.

La nuit américaine d'Angelique

Director: Joris Clerté y Pierre-Emmanuel Lyet (2013) Francia |

¿Puede cambiar el cine nuestra vida? Pondría la mano en el fuego al decir que son muchas las personas, amantes del cine o simples espectadores ocasionales, que en algún momento a lo largo de su vida tienen la percepción de que cierta o ciertas películas marcaron un antes y un después.

Y es que cuando entramos en una sala de cine no es sólo la película la que se proyecta en la pantalla sino que, en ocasiones, somos nosotros mismos los que nos proyectamos sobre la película, y no solo porque por descuido nos pongamos delante del foco de luz a modo de sombras chinescas, sino porque nuestra actitud expectante nos deja en una situación proclive a un deseo inconsciente de comunión con lo que se nos va a mostrar.

La nuit

De películas que han influido notablemente en nuestra vida es de lo que tratan los relatos recogidos en el libro Ils ne sont pour rien dans mes larmes (Por algo están en mis lágrimas) de Olivia Rosenthal, uno de los cuales sirve a los creadores Joris Clerté y Pierre-Emmanuel Lyet como punto de partida para la realización de este inteligente y bello cortometraje que nos ocupa, La nuit américaine d’Angelique, seleccionado en la Competición Nacional de Clermont 2014.

Un escenario urbano, nieva, dos figuras, padre e hija se dirigen a lo que parece la puerta de un cine e inmediatamente escuchamos la voz de la narradora, una voz femenina que reconocemos como la de Angélique: “ Vi La nuit américaine a los 12 años, con mi padre, y al final de la película supe que quería ser como Nathalie Baye”. Con esta sencilla y naif declaración de intenciones nos adentramos en lo que se irá desvelando como la confidencia de una mujer ya adulta que desde la distancia plantea una serena reflexión de la que nos hará cómplices y confidentes.

El propio título nos retrotrae a la mítica película de François Truffaut La nuit américaine (La noche americana, 1973) y por extensión a lo que aquella era: toda una declaración de amor al cine y al oficio del cineasta, en el caso de este cortometraje al trabajo de la script.

La nuit

Y al igual que en la película referencial, también en esta nuit américaine particular cine y vida se mezclan, se crean una serie de paralelismos personales entre el mundo reinante en el set y el escenario en el que Angélique representa un periodo concreto de su vida. Aunque en un momento determinado se lo pregunta e incluso ya adulta no se lo explica con total claridad, no es difícil entender la necesidad de esta niña de evadirse y, al tiempo, confortarse con esta película, con el oficio de script, con un papel que le permite controlar, cuidar, formar parte de un equipo, d´être indispensable en definitiva. En un momento en el que en su entorno familiar ocurre todo lo contrario y el desamparo y el caos amenazan su universo infantil.

El vínculo con ese mundo de la infancia y el cine, transitado a su vez por Truffaut en otra de sus grandes películas, Les quatre cent coups (Los cuatrocientos golpes, 1959), tiene su correlación formal en una animación poética, un discurso formal delicado e íntimo, una narración fluida y eficaz en la que el teatral claro-oscuro, el day by night, confiere una pátina de suave solemnidad y nos traslada a un sereno y bello ambiente clásico, a una factura granulada de antaño, impecable, limpia, pulida, un blanco y negro que se aparece cálido a pesar de la nieve, la calidez confortante de un monólogo íntimo bajo la iluminación ilusionista.

La nuit

El mínimo de elementos gráficos transmiten lo que nos narra Angélique y al mismo tiempo nos proporcionan mucha más información, creando bellos juegos visuales, guiños constantes que complementan el discurso, que amplifican ese gran homenaje al cine que es todo el corto y que es al fin y al cabo uno de los grandes poderes narrativos de la imagen. Una economía de medios muy apropiada para contrarrestar la densidad del guión, eficiente pero no por ello pobre, al contrario, imagen y guión están tan bien complementados, fusionados, que ambas narraciones funcionan como piezas de un mismo engranaje, el mismo engranaje preciso y riguroso que la script pone en marcha.

All comments (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites
X