Cargando contenidos…
No video.

Los tachados/De bortklippta

Director: Roberto Duarte (2012) México, Suecia |

A la hora de escribir sobre este precioso cortometraje, me encuentro con dos posibilidades. Puedo contar el argumento de principio a fin, de modo que el lector quede cautivado por una historia que difícilmente puede dejar indiferente. O puedo contar lo preciso, dejándole con la miel en los labios, provocándole un deseo manifiesto de descubrir, por sí mismo, las claves de este secreto familiar.

Me decido por la segunda opción. Me parece más sugerente, aunque sé que también tiene sus contras. Porque, aunque esta obra deliciosa ha podido ser admirada en Cannes, Huesca, Alcine o Morelia, probablemente queden escasas oportunidades de volver a verla en un tiempo próximo. Ojalá que estas líneas animen a alguien a programar el corto en su festival, o darnos la oportunidad de verlo en una plataforma de la red, o en algún programa de televisión.

Los tachados/De bortklippta

Aunque Los tachados es una producción sueca, el cortometraje está dirigido por un mexicano, y la acción transcurre íntegramente en México, ya que el director, también protagonista y guía, viaja de Suecia a su país natal para reencontrarse con su familia. Así que tiene más sentido verlo como un corto latinoamericano, si bien el alcance de su historia es universal. La familia retratada podría ser la suya o la mía.

El título español hace referencia a un enigma en torno a la abuela del director. Esta tuvo cinco hijos, pero dos de ellos aparecen literalmente tachados en todas las fotografías que esta posee.

La abuela es, dicen, una mujer de mucho carácter, y nadie se ha atrevido a preguntarle el porqué de ese extraño tabú. Pero su nieto Roberto, cineasta, tiene una relación muy especial con ella, y en sus dos semanas de estancia en México está resuelto a desentrañar el misterio.

A partir de aquí, se desarrolla una investigación documental, casi a la manera de un «thriller». El corto se estructura a partir de tres visitas que hace Roberto Duarte a su abuela. En la primera, Roberto hace preguntas tibias. En la segunda, intenta descubrir con su cámara alguna foto en la que los dos hijos no aparezcan tachados, pero aún no se atreve a hacer las preguntas cruciales. En la tercera, Roberto se dispone a romper el silencio de su abuela de una vez por todas, con la cámara oculta en un rincón.

Uno de sus mayores atractivos es que el propio director es un miembro de la familia. Y eso convierte a Los tachados en un documental realizado con una deliciosa mezcla de atrevimiento y pudor. Atrevimiento, porque el cineasta descubre al público las lacras ocultas de su propia prole. Y pudor… El pudor es mucho más interesante.

Roberto va descubriendo que pisa terreno pantanoso, que hurga en viejas heridas, que está jugueteando con los sentimientos de su abuela. Eso hace que se interrogue continuamente sobre la conveniencia de llegar al final de este documental. Así que graba a las personas y las cosas con extremo cuidado, con planos distantes, procurando no herir a los suyos, y a veces decide no mostrar algunos materiales que ha rodado. Todo ello dota al corto de un sentimiento quebradizo, una emoción insospechada.

Los tachados es una película, pero también es una profunda experiencia vital. Duarte no graba el documental, lo vive. Al finalizar la grabación, sabe más de sí mismo y de su entorno. 

El corto tiene ciertas cosas que me gustan poco o nada. En algunos momentos emplea soluciones narrativas más propias de un «reality» televisivo, insertos de familiares o de él mismo diciendo obviedades, pensamientos que ya han quedado meridianamente claros. Pero esos defectos desaparecen barridos por el brillante resultado global, repleto de instantes memorables. Sin ánimo de revelar las claves de la historia, ahí van algunos de ellos:

Las fotos tachadas y recortadas, que revelan mucho más sobre el reverso oscuro de la familia que cualquier declaración verbal, por estremecedora que esta sea.

La escena en que la familia se reúne en un pequeño barco llamado «Yolanda», es decir, el mismo nombre de la hija muerta, y nadie se atreve a comentar nada. Duarte afirma que fue una auténtica casualidad. Estoy convencido. En este tipo de documentales, en los que los sucesos dependen de lo que decida la fortuna, suelen aparecer este tipo de azares mágicos. La vida es una excelente guionista.

La manera que tiene la abuela de cambiar de tema cada vez que alguien menciona accidentalmente a los hijos muertos.

Ese momento formidable en el que se ve, malamente, la única foto de toda la familia que la abuela conserva íntegra. El único vestigio de un tiempo idílico que se fue para siempre.

Los tachados/De bortklippta

El empleo de fotos de otros miembros del clan sin tachar, alegres y despreocupadas. Duarte rebusca en sus pequeños detalles para encontrar huellas, indicios de un pasado que esconde un fondo escalofriante.

Y toda la parte final: la cámara escondida, y más bien lejana, cuando Roberto se prepara para preguntar directamente a la abuela por los hijos tachados. La púdica imagen en negro cuando la anciana, por fin, se atreve a responder.

O las revelaciones finales: mientras las oímos, las fotos recopiladas vuelven a mostrarse y cobran, así, una nueva dimensión. En cuanto a la abuela, su carácter rocoso se derrumba para dar paso a una extrema fragilidad. Es imposible no quererla.

Los tachados tiene un hermoso epílogo, en el que todas las heridas cicatrizan, y el paraíso perdido regresa por unos instantes. No pienso contárselo. Busquen el corto, persíganlo, y vívanlo por ustedes mismos. Yo les ayudaré en lo que pueda pero, si está en su mano, rescátenlo de un posible olvido.

Todos los comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites
X