Cargando contenidos…
{"ads":[],"mobile_ads":"Y"}

Billy's Balloon

Director: Don Hertzfeldt | Año: 1998 | Nacionalidad: EEUU

Nuestra gamberrada oficial del año llega de la mano de un nombre reverenciado por la animación freaky. Si esta semana, con motivo de nuestra crítica sobre Subconscious password, hemos tenido ocasión de hablar de individuos tan irresponsables como Chris Landreth o John L. Dilworth, ahora es el turno del inimitable Don Hertzfeldt. Y si los dos primeros se caracterizan por su barroquismo convulsivo, Hertzfeldt se dedica a pintar monigotes primarios. Lo cual no quiere decir que no sea, a su manera, otro compulsivo.

Billy’s Balloon es una de esas obras tan rabiosamente divertidas que, al final, se impone la rabia sobre la diversión. Los cinco primeros minutos incitan a la más sana carcajada, al principio brusca (el primer golpe cómico es difícil de olvidar), luego deliberadamente previsible, como cuando vemos previamente la piel de plátano en la que el personaje acabará resbalando. Pero llega el sexto minuto, y la conclusión es tan brutal (y la ingenuidad del trazo la hace, por contraste, aún más brutal) que la risa puede llegar a helarse. Sí, todo es una broma, pero dan ganas de preguntarle a Don Hertzfeldt qué diablos le pasó cuando era niño.

En cualquier caso: si disfrutamos viendo Billy’s Balloon, será porque en algún momento hemos deseado perpetrar algo así. Una acción arrebatada e implacable, unas ganas locas de mandar la sagrada infancia a la mierda y liarla a lo grande.

Así pues, recomendación para estas fechas navideñas: antes de enfrentarse a una agotadora velada familiar repleta de peligrosos bajitos, vean este cortometraje. Si la risa cura, Billy’s Balloon será su mejor vacuna.

 

All comments (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites
X