Cargando contenidos…
{"ads":[],"mobile_ads":"Y"}

Borrowed time

Director: Hamou-Lhadj, Andrew Coats | Año: 2016 | Nacionalidad: EEUU

Borrowed time se ha revelado sin duda como uno de los cortos más mediáticos de las últimas semanas. Un cortometraje que fue concebido por dos animadores de Pixar Animation Studios, Hamou-Lhadj y Andrew Coats. Con los recursos de la factoría, en sus horas libres, algo que permite la compañía para desarrollar la creatividad de sus empleados, ambos tardaron cinco años en concluir este metraje de animación. Una historia de seis minutos que se sitúa en el Viejo Oeste y explora la idea de cómo afrontar la tristeza y la culpa tras un terrible accidente, con un enfoque que va dirigido al público adulto, no infantil.

Una de las razones por las que Pixar se ha erigido como un gigante de la animación durante las últimas décadas, es por su maestría para realizar productos cinematográficos para niños que, sin embargo, no han huido de cuestiones o talantes que tradicionalmente, dentro del ‘mainstream’, se habían abordado de alguna forma desde la ficción para adultos. Ello ha hecho que Pixar se adaptara como ningún otro a la evolución de los gustos infantiles (cabría preguntarse si además ha sabido modularlos), al tiempo que conseguía estrenar historias que también eran disfrutables por los padres.

Borrowed time

Borrowed time, así pues, aparece ahora como una vuelta de tuerca más en esta línea de temática emprendida en los años noventa que apuesta por la aspereza, la profundidad o incluso la exploración de lados oscuros y ambiguos de la existencia humana.

En el ‘making-of’ en el que los creadores explican cómo fue realizado Borrowed time, Hamou-Lhadj y Andrew Coats lo dejan claro: Queríamos hacer algo que fuera un poco más adulto a nivel temático y mostrar que la animación puede ser un medio para contar cualquier tipo de historia. Ambos asumen que en Estados Unidos la animación ha sido sinónimo de películas para niños durante mucho tiempo y, en este sentido, los animadores creen que esto limita el público potencial y los distintos temas que pueden ser abordados con la animación (…) Nuestro objetivo fue hacer algo que se enfrentara a la noción de que la animación es un género.

La principal virtud de Borrowed time es que dirige sus pasos hacia una senda en que aquellos que confunden lo adulto con lo provocativo y lo explícito se verán defraudados. Porque este corto intenta explorar unas emociones muy humanas pero complejas, eso sí, con el género western como contexto reconocible. Todo ello dentro de una estética Pixar, con gran realismo en la ambientación y localizaciones en las que la acción tiene lugar. Por otra parte su intento de profundizar en emociones complejas, cosa que rara vez se aborda desde la animación, confirma el visionado de Borrowed Time como una experiencia interesante.

Sin embargo, este intento tan elogiado estos días en las redes sociales y la prensa no puede esconder que el cortometraje no llega a ser redondo. Y ello porque sus seis minutos, aunque sugerentes, son del todo insuficientes, y porque más allá del giro de guión a mitad del metraje, Borrowed Time parece más un ejercicio de estilo y oficio que una obra corta con personalidad propia. Es más, incluso a nadie se le escapa que esta cinta necesitaría más minutos. Esto, que generalmente es tomado como un halago para muchos realizadores, en realidad implica una deficiencia.

Y tal vez ahí esté el asunto. La forma en que Borrowed time está siendo promocionado últimamente pareciera que responde a una estrategia de marketing, por parte de Pixar, para estudiar o plantear la posibilidad de realizar largometrajes dirigidos a adultos. En este sentido no tengo nada que objetar, muy al contrario, incluso alzo mi copa. Y por supuesto que me uno a la reivindicación enarbolada por sus creadores de definir la animación como medio y no como género.

Sin embargo, hay que ser justos y no dejarse arrastrar por inteligentes campañas de promoción que puedan llegar a ocultar que la repercusión mediática de Borrowed time no es directamente proporcional a su calidad como cortometraje. Más aún si tenemos en cuenta que Pixar ya ha demostrado en el pasado su capacidad para realizar cortometrajes que acarician la excelencia. Una excelencia que a Borrowed Time le queda ciertamente muy lejos.

Este archivo estará disponible por tiempo limitado

All comments (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites
X