Cargando contenidos…
{"ads":[],"mobile_ads":"Y"}

Orbit Ever After

Jamie Stone | 2013 | Gran Bretaña

Por Óscar de Julián

El comienzo de Orbit Ever After es difícil de olvidar. Un satélite viaja alegremente por el espacio hasta que es capturado por una red, una especie de cazamariposas gigante que maneja un adolescente, protagonista de esta historia, desde lo alto de una nave encargada de recoger basura espacial. Son imágenes ceremoniosas, ligeramente ralentizadas, bañadas por una música delicada que acaba de dotar a la acción de un aura extrañamente sensual.

Orbit 1

Después de este arranque tan singular, Orbit ever after se transforma en un relato estricta y orgullosamento clásico. En el espacio, sí, pero clásico. Porque nuestro joven protagonista se enamora de una chica, cuya nave orbita cerca de la suya, y cuyo rostro sólo puede ver con ayuda de un catalejo. A continuación vemos el interior de la nave del joven: un complejo de chatarra y corral más bien ruinoso, en el que malvive el joven con una familia tan simpática como estrecha de miras, algo así como una parodia interestelar de las familias obreras de las comedias de Stephen Frears. Lo que sigue es fácil de adivinar. El joven quiere llegar hasta la chica, pero los preocupados padres intentan disuadirle: la chica orbita en sentido contrario, el espacio es peligroso, es mejor llevar una vida cochambrosa pero segura… Ni qué decir que el chico intentará lanzarse a la estratosfera y los padres harán todo lo posible por evitarlo.

Orbit Ever After es una ingeniosa manera de contar la historia de siempre: el adolescente inquieto que sueña con descubrir el amor y el mundo y, para ello, debe romper con el universo familiar, amantísimo pero castrador. Ahora bien, este corto es la enésima demostración de que el cine llamado convencional, cuando está ejecutado con inteligencia y sentimiento, rebosa magia. En estos casos las convenciones no son viejas, son intemporales.

Orbit family

En Orbit todo funciona, todo llega y nos importa. No es casual que arrasara en su debut mundial en el Encounters de Bristol, alzándose con el Mejor Cortometraje de Acción Real y, además, con la Nominación al Mejor Corto Europeo de la EFA. Orbit Ever After ha nacido para ganar premios sin descanso, sobre todo Premios del Público. Y su director, Jamie Stone, cuyo aspecto recuerda sospechosamente al de un arquero elfo, parece destinado a rodar espectáculos de primera categoría.

¿Cuáles son los poderes de Orbit? En primer lugar, un diseño de producción casi prodigioso para un cortometraje. La concepción de fotografía, dirección artística, vestuario, maquillaje entronca con los delirios visuales de Terry Gilliam o Jean-Pierre Jeunet, sólo que, en este caso, el diseño jamás se impone a la historia y los personajes. Los actores son soberbios y enormemente expresivos, no famosos pero sí reconocibles. Es el caso del padre, Mackenzie Crook, que todos recordarán como el pirata flaco al que siempre se le cae el ojo de cristal en Pirates of the Caribbean / Piratas del Caribe, o la estupenda madre, Bronagh Gallagher, una de las deslenguadas cantantes soul de The Commitments, aparte de que tanto Crook como el joven protagonista, Thomas Brodie-Sangster, aparecen en Game of Thrones / Juego de tronos. Mención especial para la formidable música y cómo no, los excepcionales efectos, en especial esa fabulosa escena en la que la familia flota en estado de ingravidez al son de una vieja opereta romántica de los tiempos de Chevalier o Nelson Eddy. Todo esto puede verse con detalle en el siguiente making-of, y aunque el lector no entienda el inglés, aseguramos que resulta sorprendentemente ameno y revelador.

Pero al fin y al cabo todo esto no son más que medios, y los medios deberían estar supeditados a la esencia de la historia. Pues bien, Jamie Stone consigue que todo sume y se armonice en la misma dirección. Bien es verdad que cuenta con la inestimable ayuda de un guión bien construido y lleno de hallazgos, que también es obra suya. Pero lo más importante es cómo este director ha sabido dotar al conjunto de vitalidad, emoción y sentido de la fantasía.

Fundamentalmente por la destreza, el sentido del equilibrio con el que Stone maneja los diversos tonos. La historia es romántica, pero los personajes secundarios se balancean a la perfección entre lo cómico y lo dramático, evitando así cualquier exceso sensiblero. Incluso uno de los momentos más graves, cuando la familia es encerrada por el chico en la nave, se ve punteado por la nota ligera del abuelo devorando el asqueroso mejunje que, precisamente, desvelará la tragedia final. Es más, el planteamiento podría haber dado lugar a un relato suave y complaciente, pero Stone, como ocurre, por ejemplo, con Peter Jackson, no teme ser duro o terrible cuando la historia lo requiere, y en ningún momento olvida que el peligro que corre el chico es real, que sus ganas de vivir pueden provocar que se pierda para siempre en el espacio.

Y con todo esto, Orbit alcanza momentos de sabrosa intensidad: el fabuloso comienzo; el conmovedor momento en que la nave pierde la gravedad por accidente, y que permite que el chico, flotando en el aire, sienta por unos instantes la libertad que anhela; los angulares que aislan al chico de la familia, y luego a la amante pero traicionera madre; todo lo relacionado con el mensaje grabado que le manda la chica; ese plano bellísimo en el que se encuentran los dos jóvenes amantes pero no pueden besarse, porque sus cascos de astronauta lo impiden; o ese final que está a punto de ser cursi pero que, gracias a una minúscula nota de humor, rinde definitiva y legítimamente al espectador. Y queda la certeza de que el espacio es un lugar hostil, pero también el lugar en el que merece la pena estar.

Distribuida por Lighthouse

Todos los comentarios (3)

  1. Per yo quiero ver el Corto completo, no un simple trailer.
    ME PARECE TRISTE que un hermoso corto cinematografico como este no haya en ningun sitio web para compartir su grandiosa historia.Incluso I.sat no lo comparte despues de un periodo de tiempo muy largo.

    • Hola, Giovanni. El corto estuvo colgado íntegro durante varios meses en el año de su estreno, pero los derechos de los cortos son de los directores, y son ellos los que deciden cuando su obra está o no a disposición del público. Es su derecho inalienable como autor, y ahí no podemos meternos.
      Pero al parecer existe un enlace para verlo por VOD: https://itunes.apple.com/us/movie/orbit-ever-after/id1044619579
      Esperamos que te guste. Un saludo.

    • Giovanni, la subieron a Youtube unos días después de tu comentario, en un canal llamado Dust. Te sugiero que la descargues antes de que la borren. Curiosamente, hoy la descubrí en I.sat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites
X