Cargando contenidos…
{"ads":[],"mobile_ads":"Y"}

Roundhay Garden Scene

Roundhay Garden Scene (La Escena del Jardín de Roundhay) no es un corto de Edison. Tampoco de los Lumière. Fue hecho años antes de que cualquiera de ellos rodase su primera película. Y sin embargo, su autor ha sido ignorado en demasiadas ocasiones, escamoteándosele con frecuencia el título de padre del cine que por cronología le corresponde. Algo nada desdeñable y que nos obliga a indagar en un gran misterio. Posiblemente, el mayor misterio de los orígenes del cine y que, irónicamente, se da fuera de la pantalla.

Louis Le Prince, de origen francés y asentado en Reino Unido, consiguió filmar sus primeras imágenes en movimiento en 1888. La Escena del Jardín de Roundhay fue rodada el 14 de octubre de aquel año en Leeds, en casa de sus suegros. De hecho dos de las personas que aparecen en la pieza son Sarah Whitley y Joseph Whitley, padres de la mujer de Le Prince, y su hijo Joseph, quien eventualmente daría gran parte de la información sobre lo conseguido por su padre.

Louis le Prince

Louis le Prince

Este no sería el único corto que Le Prince llegaría a filmar. Dos piezas más lo acompañan: Traffic crossing Leeds Bridge (El puente de Leeds) y Accordion player (El acordeón). Con una duración similar, esta trilogía confirmó a su autor que aquello había dejado de ser un experimento. Por ello se decidió a exhibir en Leeds estas imágenes, realizando de esta forma la primera exhibición pública de la nueva disciplina que con él estaba naciendo.

Le Prince se animaría entonces a patentar su nuevo invento y organizar una presentación del mismo en Estados Unidos. Pero no lo lograría. En septiembre de 1890, Louis Le Prince desaparecería en un tren. Una desaparición que a día de hoy sigue siendo un gran misterio y de la que hay diversas teorías publicadas y circulando por internet. Quizá la más verosímil, o tal vez la más cinematográfica, es la que involucra al mismísimo Edison. Y es que el empresario norteamericano estaba a punto de patentar el kinetoscopio (así lo haría al año siguiente) y meses antes de que Le Prince desapareciese, Edison había realizado un viaje a Inglaterra, con lo que parece plausible que pudiese haber conocido los avances del francés. Este hecho unido a la trayectoria de Edison usando diversas malas artes para conseguir patentes en diversos campos, aún le hacen sospechoso más de un siglo después del supuesto crimen.

Sea como fuere, nunca se han sabido las causas ni las circunstancias de aquella extraña desaparición. Posiblemente nunca se llegue a saber. Durante largo tiempo Le Prince cayó en el olvido, mientras que Edison y los Lumière, con debates y polémicas mediantes, llegaron a ser reconocidos como los padres del cine. Especialmente por la dimensión comercial que dieron al nuevo invento y que Le Prince no pudo llegar a desarrollar.

La Escena del Jardín de Roundhay tiene por tanto doble valor hipnótico. Son las primeras imágenes en movimiento realizadas por una cámara (pre)cinematográfica. Por otro lado, cuando uno visiona estas imágenes no puede abstraerse del gran misterio, como si en esa escena estuviesen las claves para resolver la desaparición de Le Prince. Como si algo aún no hubiera sido averiguado y nosotros pudiéramos hacerlo a partir de ese jardín filmado hace casi 130 años.

All comments (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites
X