Cargando contenidos…
{"ads":[],"mobile_ads":"Y"}

Superman

Las relaciones entre Superman y el cine no nacen con su primera adaptación cinematográfica. Tal y como explicaron sus creadores en el cómic, Joe Shuster y Jerry Siegel, en un documental sobre Superman realizado para la BBC en 1981, la inspiración para crear el personaje le debe mucho al celuloide. No en vano, los dibujantes señalaron al famoso actor de cine mudo Douglas Fairbanks como el modelo que siguieron para idear las poses y actitud de Superman en los momentos de acción. De igual forma, afirmaron que las gafas y la personalidad amable y pacífica de Clark Kent remitían sin duda a Harold Lloyd. Por otra parte, el nombre del reportero bajo el que se esconde el superhéroe, le fue dado por la combinación de los apellidos de dos actores que Shuster y Siegel admiraban: Clark Gable y Kent Taylor.

Por último, el nombre de la ciudad en la que vive y trabaja Superman es una referencia directa a Metrópolis de Fritz Lang, quien a su vez había usado como base la arquitectura de Manhattan para crear el mundo de la famosa película expresionista.

Superman Fairbanks Lloyd

Harold Lloyd + Douglas Fairbanks = Superman

Pero aún hay más. Cuando en 1941 Superman se convierte en el primer superhéroe en ser llevado a las pantallas, los responsables de su adaptación al cine pedirán permiso a Joe Shuster y Jerry Siegel para un cambio aparentemente pequeño pero que resultaría sustancial. Superman necesitaba volar. Lo cierto es que en el cómic Superman era capaz de saltar grandes edificios pero no sería hasta el primer corto de animación, estrenado el 26 de septiembre de 1941, que surcaría los cielos. Los dibujantes no solo no pusieron objeción a la idea sino que acabaron incluyendo dicho superpoder entre las cualidades de su héroe e incorporaron al cómic la cita que aquellos cortos de los años cuarenta tanto popularizarían: «¿Es un pájaro? ¿Es un avión? No, ¡es Superman!».

Porque al corto estrenado en septiembre le seguirían dieciséis más. Los estudios Fleischer fueron los encargados de realizar los nueve primeros. Hay que recordar que Max Fleischer, ayudado por su hermano Dave, había sido el inventor del rotoscopio, con el que una filmación real es reemplazada por dibujos calcados sobre cada fotograma. Esta técnica, que confería gran realismo a los dibujos animados, ya había sido probada por el animador en cartoons tan famosos como Popeye o Betty Boop. Sin embargo, en los cortos de Superman el rotoscopio fue utilizado de modo más sistemático y es por ello que las imágenes animadas resultaban muy realistas. Era lo que buscaban. Así como la violencia explícita que, aunque hoy día nos parezca algo ingenua, en aquellos momentos impresionaba tanto que los cortos de Superman acabaron gozando de gran éxito entre los adultos.

Superman

Ello también pudo deberse en parte a que el Superman cinematográfico surgió tan solo poco más de dos meses antes de la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Esto determinará algunas líneas argumentales, especialmente a partir del décimo corto, cuando los estudios Famous se hagan cargo de la producción hasta el final de la serie. Desde entonces Superman no solo se enfrentará a villanos ficticios que quieren destruir la tierra, sino que llegará incluso a combatir contra las fuerzas del Eje. De esta forma, estos cortos entraban en el campo del cine de propaganda que todos los contendientes practicarían durante la guerra. No hay que olvidar que hasta Reino Unido, en la famosa serie de 14 películas realizadas sobre Sherlock Holmes en aquellos años, situaba al genial detective como aliado del gobierno británico contra los nazis.

Este primer corto, titulado The Mad Scientist, marcó el inicio de una serie que concluiría en 1943 dejando un legado a distintos niveles. Después de resaltar que esta primera adaptación sería nominada a los Oscar al año siguiente (aunque Lend a paw de Disney se llevaría la estatuilla), cabe decir que otros superhéroes, como Batman, se verían influenciados por la gramática y estética de estos cortos en años posteriores. Incluso los dibujantes de cómics los redescubrirían en los setenta y los situarían como referentes. De nuevo, el cine inspiraba al cómic.

Desde 1941 ha habido distintas adaptaciones al cine y la televisión. Ahora parece buen momento para resaltar una vez más la importancia del celuloide en la génesis de este superhombre y la impronta que estos cortometrajes animados de hace 75 años dejaron en el personaje y, por ende, en el actualmente tan popular género cinematográfico de los superhéroes.

Serie de cortos completa en V.O. aquí

All comments (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites
X