Cargando contenidos…

Cilaos

Camilo Restrepo | 2016 | Francia

Por Jorge Rivero

Los triunfos obtenidos por Cilaos en festivales del prestigio de Locarno, Zinebi, Berwick o Janela no hacen sino evidenciar que Camilo Restrepo es uno de los creadores más llamativos y singulares del panorama actual. Si con su anterior trabajo, La impresión de una guerra (Colombia, Francia, 2015), Restrepo hilvanó un documental ensayístico que exploraba las huellas físicas, políticas, emocionales e icónicas de casi medio siglo de guerra secreta en su país de origen, con Cilaos escala un peldaño más en la elaboración poética para confeccionar un oscuro musical místico, no exento tampoco de un punto de vista político y existencialista.

Cilaos es, ante todo, una pieza condensadísima, brumosa y opaca a veces, y como se puede intuir ya tremendamente arriesgada. Pero todo ello no impide captar la reflexión que el cineasta propone acerca de la pérdida de la identidad provocada por el colonialismo, poniendo en juego una narrativa directa, cruda y sagaz. Restrepo eleva además su originalidad al suscribirla al género del musical, aunque rompiendo los límites del propio género y ejecutando su obra con libertad y vitalidad.

La complejidad conceptual reposa sin embargo sobre una premisa argumental escueta y sencilla: la búsqueda de su padre por parte de una mujer procedente de la Isla de Reunión, una antigua colonia francesa que proveía de esclavos a la patria madre. De él solo sabe su apodo, La Boca, y llega a una desconocida ciudad, el Cilaos del título, siguiendo su pista. En su camino se encuentra con un hombre que asegura ser también hijo de La Boca, y que éste está muerto.

¿Pero quién es La Boca? ¿Existe o existió? En realidad estas no son las preguntas que importan. Al menos al cineasta colombiano. La Boca es una metáfora, una especie de demiurgo, un ente sobrenatural del que todos procedemos y al que todos buscamos. La Boca es la muerte, la pérdida, la desolación, el desamparo, el vacío interior. Restrepo une la búsqueda existencial de este ser a la pérdida de la identidad de los protagonistas, todos hijos de La Boca, todos surgidos de la antigua colonia francesa y ahora abandonados a su propia soledad infinita; sin pasado ni presente, sin futuro ni guías.

Cilaos desemboca así en un canto místico que trata de poner en comunicación a los vivos con muertos. Que pretende romper las distancias temporales y físicas para que sus personajes puedan reencontrarse más allá de las leyes de la Naturaleza, con su Historia, reconocerse y reafirmarse sobre toda la soledad, la oscuridad y la desolación que les rodea.

Rodado en 16 mm. (el soporte preferido por Restrepo) e interpretado en lengua creole por la cantante Christine Salem y sus músicos, Cilaos es un corto verdaderamente libre, que evoca el espíritu del cine underground de finales de los sesenta y los setenta, no sólo por el grano de la película, la estética sucia, el sonido crudo y la desnudez visual, sino también por su militancia, su rabia desatada, su iconoclastia, su dimensión catárquica contestataria y liberadora, con la que pretende arremeter contra lo establecido y salirse de cualquier frontera para que tanto los personajes como la propia historia fluyan sin ataduras hacia espacios y dimensiones nuevas.

Todos los comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites
X