Cargando contenidos…
{"ads":[],"mobile_ads":"Y"}

La reina

Director: Manuel Abramovich | Año: 2013 | Nacionalidad: Argentina

Para comenzar, un ejemplo. En DocumentaMadrid 2014 dio comienzo una contundente avalancha de cortometraje documental latinoamericano que se ha prolongado hasta la actualidad. Sus dos primeros premios fueron para el argentino La reina, del que ahora hablaremos, y el mexicano La Parka, que al año siguiente fue nominado a los Oscars.

Tanto La reina como La Parka partían de planteamientos codificados, manidos: las alienadas misses infantiles en el primer caso, los terribles mataderos de reses en el segundo. Pero ambas obras resultaban poderosamente potenciadas gracias a un tratamiento personal e imaginativo. La Parka mereció una crítica de Cortosfera en su momento, pero La reina nunca tuvo un espacio exclusivo. La aparición de este espléndido corto en la red nos permite enmendar mínimamente tan lamentable olvido.

La reina

La reina cuenta cómo una niña de aspecto angelical es presentada por su madre al concurso de Reina de Chocolate, donde deberá exhibirse con un ostentoso traje coronado por un mortífero casco de seis kilos de peso. El argentino Manuel Abramovich se centra casi exclusivamente en el rostro y los ojos progresivamente aterrados de la niña, que va descubriendo cómo el casco y el traje van a suponer una soberana tortura.

Este corto llamó la atención en todo el mundo. No fue solo por mostrar, y demostrar, que la obsesión por la belleza y la instrumentalización de la infancia son costumbres un tanto censurables. Además de eso, Abramovich logró transformar esta historia en principio obvia en una auténtica comedia negra, gracias a un inteligente empleo del punto de vista. Por supuesto, el empleo del vocablo ‘comedia’ es nuy relativo. Hay espectadores que no pueden evitar alguna que otra carcajada ante las atrocidades que presencian en el corto. A otros, en cambio, les parece sencillamente atroz.

Escenas como aquella en que la niña escucha cómo su madre y una amiga comentan, entre risas, las heridas y tremendos dolores que causará el temible casco en su nuca y espalda ¡cuando a la niña se le pasen los efectos de la xilocaína! son tan estremecedoras como, en cierto modo, descacharrantes. Con unos pocos pero brillantes planos, Abramovich consigue transmitir la idea no ya de que la niña esté manipulada y cosificada por la madre, sino de que va camino de la matanza. Como en La Parka, cuando la res entraba en el matadero. Todo es cuestión de punto de vista.

All comments (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites
X