Cargando contenidos…
{"ads":[],"mobile_ads":"Y"}

Nasza klatwa

Director: Tomasz Slinwinski | Año: 2013 | Nacionalidad: Polonia

Lo de Polonia no es en absoluto un caso aislado. Ya hace tiempo que se ha convertido en una potencia mundial dentro de la producción de cortometrajes y festival tras festival no sorprende encontrarse con nuevos trabajos, facturados tanto por acreditados cineastas como por recién graduados en sus escuelas de cine, que se sitúan entre lo más destacado de la programación. Ya sean obras de ficción de animación o documentales, la cinematografía polaca, en cuanto a formatos de duración breve se refiere, brilla desde hace tiempo a un nivel envidiable, gracias, entre otros, a Matka, Laznia, Hipopotamy, Killing aunt, Ad ovo, The blue room, Arena, Domino effect

La lista es interminable, y a los méritos del cortometraje polaco hay que añadirle las dos nominaciones al Oscar 2015 conseguidas por dos cortos documentales, Joanna (Aneta Kopacz, 2013) y la pequeña maravilla que aquí nos ocupa, Nasza klątwa (Tomasz Slinwinski, 2013), también conocido en el circuito internacional por su título en inglés, Our curse (Nuestra maldición).

Our curse

Adoptando el recurso narrativo del vídeo-diario, Slinwinski y su esposa se enfrentan a la cámara periódicamente, generalmente por las noches, en el sofá del salón, para asimilar la maldición que se les ha venido encima. Esta maldición no es otra que la rara enfermedad que padece su hijo recién nacido, el Mal de Ondine (síndrome de hipoventilación central congénito), que le tiene sujeto a un pulmón artificial durante la noche, ya que mientras duerme puede dejar de respirar en cualquier momento y morir.

Estos son momentos de calma, pero no de descanso, pues la pareja está completamente superada por los acontecimientos, incapaces de asimilar su mala suerte y asumir las dificultades que comenzarán a acumularse cuando Leo, el bebé, llegue por fin a casa. Estos primeros planos retratan la parálisis del shock, conversaciones sin apenas contenido entre dos seres abatidos que buscan en el ensimismamiento, la cerveza y el tabaco, una salida a su dolor.

Slinwinski rechaza caer en la autoconmiseración con esta película y adopta un tono sincero e implacable. Por mucho que los planos frontales de la pareja ante la cámara busquen reflejar su devenir anímico y capturar sus preocupaciones y frustraciones, evitan siempre ser confesionales, lo que es un punto muy a favor de la película, pues permite que el espectador sienta empatía por ellos, y no compasión.

Our curse

Por otro lado, estos frecuentes planos van a comenzar a servir de contrapunto al ajetreo que supone la llegada de Leo a la casa, momento especialmente impresionante, pues al mostrarnos la complejidad y delicadeza del traslado, el volumen del aparataje y la cantidad de tareas que han de incorporar a sus vidas, traslada de inmediato la gravedad y las dificultades que la pareja va a tener que afrontar a partir de ese momento.

El sonido del pulmón artificial se hace permanente por las noches. Un sonido agobiante que representa la tensión permanente de la familia. Las curas y atenciones médicas que precisa Leo se convierten en la rutina de los días, ocupando por completo la vida de sus padres, que disponen únicamente de los momentos del sofá para desahogarse interiormente; un desahogo nunca completo, pues el miedo al error, a que Leo deje de respirar por la noche sin que sus padres se enteren les sigue abrumando.

La rutina va apoderándose de la familia y paulatinamente la angustia va asimilándose, dejando espacio a la convivencia. La intimidad se recupera, aunque el temor sigue estando presente, sin llegar a dominar por completo la dinámica familiar. El corto evoluciona junto con sus personajes, ganando luminosidad y tranquilidad, y hasta alegría. El director llega a decir incluso en un momento que el sonido del respirador le tranquiliza y le hace sentir que todo va bien. Un perfecto ejemplo del progreso que ya ha empezado a vivir la familia.

Así, Nasza klątwa va desembocando en un final abierto y esperanzador, en el que la familia que hemos conocido al principio, quebrada por la crisis, al borde del precipicio, se reconstruye y comienza a aprender a disfrutar de una vida normal, a pesar de sus peculiaridades. Han aprendido que las dificultades y las fatalidades forman parte de este juego y que no deben dejarse abatir por el miedo. Los instantes finales, en los que la casa vuelve a ser un hogar (con muchos cachivaches, pero un hogar), reflejan este optimismo ganado a pulso por los Slinwinski que exorciza el tono trágico con el que había comenzado el relato.

Our curse

El miedo es el tema central de Nasza klątwa. El miedo a una vida transformada, a los nuevos roles que han de adoptar, a las nuevas responsabilidades que conlleva la crianza de un hijo y a fallar en el proceso. Gana de este modo un terreno más universal, pues la interiorización de la desgracia particular se proyecta sobre un aspecto compartido por todos los padres que deben asumir que la fatalidad está a la vuelta de la esquina y que muchas cosas de la vida escapan a nuestro control, por tanto, el terror que esto provoca no puede dominar nuestras vidas.

Es esta también la crónica de una reparación, la que los Slinwinski logran como pareja después de que la desilusión de la enfermedad de su hijo les haya hecho un agujero en la línea de flotación. Las interminables noches de depresión y rabia contenida, la incomunicación y la agresividad pasiva quedan finalmente atrás y los planos de Leo creciendo, durmiendo al lado de su padre o tomando del pecho de su madre son el resultado de la regeneración familiar que Nasza klątwa audita. El angustioso tono del arranque desemboca en unas imágenes familiares y cálidas: los Slinwinski han superado la crisis, pero saben que las dificultades seguirán presentes (idea que se representa en la conversación telefónica de la madre con el hospital, donde le niegan una ayuda económica para afrontar los costes del tratamiento de Leo), pero han encontrado la fuerza y la ilusión para encararlas.

All comments (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites
X